lunes, 10 de octubre de 2011

Día 21: Voto de silencio




Una vez hice un pacto de silencio conmigo mismo, para no volver a hablar de un tema determinado. No es que piense en ponerme a escribir sobre ello (ni en no hacerlo, pues en mi auto-promesa nunca dije nada de no escribirlo), si no que es duro y se hace difícil hacer ciertas cosas en silencio. Pero así sigo, y seguiré en un futuro.




No se ha de confundir la omisión con la mentira. Ocultar algo no siempre es mentir... a veces es sólo para evitar un daño mayor. Además, el silencio no es renegar de algo... sólo es guardártelo para ti, sin que nadie lo sepa. Tampoco creo que a nadie le importe.



Puede que algún día me permita hablar del tema, si alguien me pregunta sobre él... 
Mientras tanto, seguiré en silencio.

2 comentarios:

Harriet Fulcanelli dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Hola quien vive